Sonrie y respira, cuando tengas pequeños momentos.
Llora, cuando lo creas conveniente.
Reflexiona sobre aquello que te hace sentir culpable, y vuelve a respirar ...
esta vez muy hondo

viernes, 15 de octubre de 2010

El olor a castañas asadas ...


... empieza a notarse en el ambiente. Paseas por la ciudad y las primeras castañeras estan ya en sus puestos, pequeños pero útiles, asando las primeras castañas de la temporada. Me trae tantisimos recuerdos y todos buenos que la verdad es que me encanta.

No recuerdo la última vez que les compré ... y creo que este año tampoco lo haré. Es como ese amor platónico...no es que te guste él, es que te gusta la idea de estar enamorada de él. Bueno, pues con las castañas me pasa lo mismo. Me gustan y alguna como, pero me gusta más el olor, el presagio del invierno, el hecho de que cambiemos de estación y empiece a hacer frio, que comer castañas por la calle...es raro, pero creo que no soy la única a quien le pasa.

El dia que dejen de estar por las calles, me invadirá una sensación de pérdida y un escalofriante "nada es lo que era" me recordará que los tiempos cambian y que las castañeras se hacen mayores y no hay relevo generacional...como va a haber con un trabajo como este? Prefiero no pensar analíticamente en la situación de los puestos de castañas y disfrutar, el tiempo que resistan hasta que el peso de la realidad nos golpee con toda su crudeza...vale, quizá este año si que les compre castañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario